Home » » Oraciones y plegarias

Oraciones y plegarias



Himno a la Cruz

¡Oh, cruz fiel, árbol único en nobleza!
Jamás el bosque dio mejor tributo
en hoja, en flor y en fruto.
¡Dulces clavos! Dulce árbol donde la vida empieza
con un peso tan dulce en su corteza.
Vinagre y sed la boca, apenas gime;
y al golpe de los clavos y la lanza,
un mar de sangre fluye, inunda, avanza
por tierra, mar y cielo, y los redime.
Ablándate madero, tronco abrupto,
de duro corazón y fibra inerte;
doblégate a este peso y a esta muerte
que cuelga de tus ramas como un fruto.
Tú, sólo entre los árboles, crecido
para tener a Cristo en tu regazo;
tú, el arca que nos salva; tú, el brazo
de Dios con los verdugos del Ungido

Madre Dolorosa

Con amor y fe postrados
para darnos gracia y luz
acudamos confiados
al Señor de Vera+Cruz.
Y tú, Virgen de Dolores,
de este pueblo que te implora
danos tu favor constante
en el dolor y en los pesares.
Madre Dolorosa, danos la salud;
que no existe vida donde no estás tú.
Cuando Dios agonizaba
en la cumbre del Calvario
a su Madre nos dejaba
como eterno relicario.
Y desde entonces, María,
al pie de la Santa Cruz,
es la Madre que nos guía
a la heredad de Jesús.
Madre Dolorosa, danos la salud;
que no existe vida donde no estás tú

Junto a la Cruz

Junto a la Cruz, de pie y sola,
donde Jesús ha expirado
está la Virgen llorando
la muerte del Redentor.
Que esas lágrimas sagradas
vertidas en el Calvario
sean para mí el relicari
de tu amargura y dolor

Madre del alma mía

Madre del alma mía, Reina del cielo,
Estrella de los mares, Virgen María.
Madre de pecadores, símbolo santo,
Reina de nuestras almas que sufren tanto.
Tú que el dolor sufriste de nuestras vidas
oye, Madre, el suspiro del alma herida.
Tú, que Madre te llamas de los Dolores
nuestras penas y llantos mitiga y calma.
Vuelve, Madre querida, tus bellos ojos,
al que vive en este valle
hondo de abrojos

Aurora boreal

Aurora boreal de la mañana,
rosa temprana.
Escucha mi oración, bella María.
¡Oh! Madre mía.
Sol refulgente de la mañana,
rosa temprana del mes de abril,
oh, dulce encanto del alma mía,
oh, madre mía, ruega por mí.
Tú eres, oh Virgen de los Dolores,
tú eres la rosa del pensil,
la más pura entre las mujeres
y nunca hubo mancha en ti

Los siete Dolores de Nuestra Señora

Primer dolor
El anuncio de Simeón cuando le dijo que su corazón sería el blanco de la Pasión de su Hijo

Segundo dolor
En el destierro a Egipto, pobre y necesitada en aquel largo camino

Tercer dolor
La pérdida de su Hijo en Jerusalén por tres días

Cuarto dolor
El encuentro con su Hijo con la cruz sobre sus hombros, caminando al Calvario con escarnio, afrentas y caídas

Quinto dolor
Ver morir a su Hijo clavado en la cruz entre dos ladrones

Sexto dolor
Recibir en sus brazos aquel Santísimo Cuerpo difunto y desangrado por tantas llagas y heridas

Séptimo dolor
Ver sepultado a su Hijo